Despierto

Me despierto por la mañana, siento frió en la cara. Una brisa caliente me anima a despertar, es el aroma a café. Un café cariñoso,pero llego a la cocina y no estás. Mis lágrimas invaden la habitación, la taza me sirve de barco. Salgo a buscarte, navego y navego y cuando, tu beso me acaricia, me despierto, te abrazo, y aquí estás.

El calor de la tarde adormece mis sentidos. Ausente no oigo tus suspiros. Huyes de mi, pierdo el tino. Te busco, eres mi sentido. No siento nada, sin ti, me invade el miedo.

Llega la noche, preparo la cama, me faltas, tú … Mi pijama. Sin ti, siento frio. Sin ti, me desvanezco. De repente, vuelvo a oír el tacto de tu piel. De repente, vuelvo a sentir tu mirada. Saboreo tú tacto y las pesadillas se van en un salto.

Anuncios

Camino hacia las risas

Nuestras acciones nos llevaron a aquel lugar.
En un momento perfecto de unión…
¿Donde te encuentras querido?
Dónde quieras que esté,
se que estás conmigo.

Nuestras almas vinculadas por el instante,
convirtieron cada segundo en magia.
Quién anhela tus suspiros,
Te acompaña con su abrigo.

Un conflicto te perturbó,
y así, sin quererlo el silencio otorgó.
¿Qué persigues corazón herido?
Qué una sonrisa no se me pierda en el olvido.

Cuéntame un cuento

Capítulo I

Hola, soy Yo, qué tal estás? Te acuerdas de mí?…no? Vaya, yo soy tu niño pequeño, ese ser que enterraste en el fondo muy fondo. Ese niño que le gustaba cantar en la terraza de casa, para que todo el barrio le escuchará. Ese niño que escribía sobre gatos que robaban dientes y el ratoncito Pérez los recuperaba. Soy yo, ese niño interior que al crecer te obsesionaste con ser mayor, para encajar, pero nunca lo conseguias. Ahora ¿Qué?, Ya te han roto el corazón, ya tienes trabajo, pero y la alegría, ¿Dónde está ese ingenio que derrochabas contestando los concursos de la tele?. Te has hecho mayor, y olvidando el niño que eras, los años pasan por ti en lugar de tu por los años.

¿Me recuerdas ahora?. Olvida los miedos, canta en la calle, grita al mundo quien eres.

.Capítulo II

Derrochando energía se perdía por la vida. Un día descubrió que dentro de ti, ahí una estrella, y por eso en el mar, su luz brilla bella.

Se quitó la ropa sin pensarlo y fue al fondo. Nado y nado y nado tanto que, hasta Neptuno le dio un regalo.

Encontró su fortaleza pérdida y decidió sonreírle a la vida. Ya no derrochaba energía, ofrecía alegría.

Nadie en la aldea sabe del regalo que el Dios le dió, pero todos cantan felices, el proceso de su transformación.

CAPITULO III. #capitulofinal

Y fue así como, el príncipe nervioso por su devenir diario. Fue palpando lo complicado que es vivir, fuera de la zona de confort.

El primer día, un gesto de buena voluntad hizo ahuyentar los perjuicios, que para con la sociedad, de maldad. Con ello, consiguió sonreír levemente, pero no con sinceridad.

Al despertarse en el segundo alba, la bondad le abrazo con cariño. Él, estallando en llanto, se asustó y volvió a cubrirse con la sábanas de terciopelo. Sin embargo, la trasluz le permitía ver un mundo lleno de colores que, sinceramente, asustaba (tantos años en oscuridad no sabe cómo esté son tratar ).

Nuestro príncipe se arremolinó, lleno de impotencia, ira y dolor. Buscaba en sus leales criados, una señal de comprensión. Pero, ellos ya estaban envueltos en la fiesta del ritmo y sabor.

‘Me taparse fuerte con la almohada, así evitaré está malgama’ – dijo para sí. Y entonces una voz se ilumino, le cegó y dejó adormilado. Y en un sueño despierto, su niñez volvió a su lado .

– ¿ Te duele la cabeza? Pues mueve la cadera.
– ¿ De ira estas lleno? Lo que necesitas es un escarmiento.
– ¿ La impotencia no te deja vivir? No seas tonto, sal ahí y, sé feliz.

‘ El miedo al ridículo es lo que me frena’ – dijo ya, con mucha pena. ‘ No sé si el reino me aceptará ‘ – continuó con franca sinceridad. ‘Me duele la cabeza de pensar que seré incapaz de gobernar, eso me llena de ira, y muchas veces vuelvo a la tristeza’.- sentenció, para dar por terminada la conversación.

– Pues tómate una cerveza, verás que se te va la pereza.

Entonces la luz se apagó, y las sábanas se retiró. Pidió el desayuno, y salió a pasear. Por el reino, caminaba asustado, pero la sorpresa fue la sonrisa que el pueblo le brindaba. ‘Mis miedos son infundados, me sonríen como regalo, no seré tan malo’. Y con este pensamiento se fue a dormir. Contento de afrontar sus miedos sin fracasar.

Y es que, a veces un gesto, una sonrisa, un abrazo cura algo más que un dolor de cabeza, un momento de ira o impotencia. Un gesto ilumina el camino para algo bueno, una sonrisa abre las puertas de lo desconocido, y abrazando lo que está fuera de la zona de confort, un alma duerme plácida y sin rencor.

Y así fue, cómo se transformó, gracias al poder que Neptuno le regaló.

#Fin.

Carta de conocimiento

Querer, algo tan bonito como querer. A veces no sabemos ni lo que queremos, para saber si acaso estamos recibiendo querer.

‘Te quiero’, ese sentimiento de posesión.
‘Te amo’, viene a ser lo mismo pero se pierde ese poder.

¿No sé por qué dices eso?,parece que no me conoces.
No sabes quién soy,ni que soy, ni mi mayor debilidad ni mi peor fortaleza. Ni si quiera sabes mi plato,libro,canción,bebida,día o color favorito.

Querer conocerme no implica que me ames. Yo como te amo, quiero que me conozcas sin perder sentimientos ni conocimientos.

¿ No sé por qué dices que sabes lo que me conviene?,parece que eres tú lo que me conviene, pero ni un beso ni una caricia,ni un verso ni un muerdo.

Conviene que nos conozcamos para querer poder amarnos. Pero cariño, tú no me conoces y me convienes, yo te conozco y sé que no eres mi mente, tú no eres mi suerte.

Muchas veces, yo quiero amarte mientras tú amas quererme. Y con el paso de los días, yo amo el tiempo que paso sin quererte. Por tu parte, cada día quieres que te quiera como el día en el que nos amamos sin querernos. Pues, lo siento, yo ya no te quiero.

Con cariño,

Tu amor que te ama por siempre.

Rimas de amor

Con mis rimas algo tontas, y mi sonrisas algo idiotas; poco a poco elimino de tu cara, esa altiva y distraída máscara, que no te deja ver en tu interior lo mejor labor.

Y es que, da igual como y quién seas, tu alma me da calma y tu aliento es mi alimento.

Por eso, desde que te conocí, lucho por sobrevivir. Y saliendo poco a poco del pozo,mi ser está lleno de gozo.

Gracias amada mía, por demostrar en mi valía, que son todo tonterías y que de lo más nimio, hasta vuelvo a ser aquel dulce niño feliz.

Oscuridad cegada

Estaba radiante como siempre, era feliz y sonreía. Un día a Sol le cayó la edad de repente, y, Soledad empezó a oscurecerle el corazón cargado de sueños.

Soledad le abrazo tanto en la noche que,
un manto de lágrimas le impidieron ver el sendero lunero.

Yo me agarre fuerte a sus brazos, y su calor dió fuerza a las estrellas ocultas por la lluvia.

Miguel no para de retorcer su cuerpo en la cuna, y con un llanto estrepitoso, un rayo fue raudo hasta su lecho.

Abrí los ojos, asustado por el trueno, y la vi : ¡ Ay Luna, cuan bella estás aunque las estrellas no paren de llorar !.

Soledad, cegada por el rayo, me dejó escapar. Y así, pude descubrir, que hasta en las noches tristes, uno es capaz de amar.

No os preocupéis, Miguel dejó de llorar; pero es otro cantar.

Noche de Reyes

Tres sabios muy listos,
vieron una estrella volar.
Tres Magos muy pillos,
soñaron esa luz atrapar.

Tres reyes y sus coronas,
fueron veloces a reinar,
y con tus deseos,
a la estrella consiguieron alcanzar.

En un reino sin color,
tres Reyes Magos obtuvieron su botín,
En un mundo sin sabor,
tres reyes sabios llegaron a su fin,
y entre luces, guías y demás,
a un niño lograron adorar.

Feliz Día y Noche de Reyes.